Itaca revisitada

Una de las discusiones más complejas es aquella relacionada con los puntos de quiebre cultural -la teoría copernicana, los sistemas de parentesco de Levis-Strauss, el psicoanálisis, etc.- que inician los grandes cambios culturales.
No son tan evidentes la consecuencias de dichos cambios, hasta que estas consecuencias se consolidan a nivel social: porque el hecho de que Freud haya creado una disciplina, a finales del siglo XIX, para comprender y explicar la conducta de los seres humanos no implica las consecuencias de dicha creación.
Muchos años, experiencias y evidencias debieron de suceder para que el psicoanálisis existiera como tal: entre tanto fué oscuro y desconocido y el mismo Freud, no previó el impacto e improtancia que habrían de tener sus afanes.

Lo anterior es una verdad de perogrullo, y fuera de saber que los cambios culturales son impredecibles – hasta que existen y los explicamos – no sirve para nada más.

Pero cuando asistimos al nacimiento de varios cambios -algunos que sobrevivirán y se consolidarán y otros no- la verdad de perogrullo, se convierte en una herramienta importante para comprender la naturaleza y manifestaciones del cambio cultural.

Clair Shirky ha escrito un texto realmente provocador e inspirador: Newspapers and Thinking the Unthinkable, donde nos pone ante el abismo del cambio:

For the next few decades, journalism will be made up of overlapping special cases. Many of these models will rely on amateurs as researchers and writers. Many of these models will rely on sponsorship or grants or endowments instead of revenues. Many of these models will rely on excitable 14 year olds distributing the results. Many of these models will fail. No one experiment is going to replace what we are now losing with the demise of news on paper, but over time, the collection of new experiments that do work might give us the journalism we need.

Más aún, la naturaleza misma del periodismo ha cambiado drásticamente: a diario miles, quizá cientos de miles, de reportajes nacen en internet, el periodismo ha alcanzado un nivel de democracia inigualable en la historia de la humanidad.

Ese tipo de periodismo es muy probablemente, el periodismo que necesitamos.

Y la verdad de perogrullo que mencioné, se convierte en atestiguar y entender el proceso, es decir, la jornada es más importante que el destino, parafraseando a Kostantin Kavafis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: