Archivo para abril, 2010

Nuevos tiempos – viejos hábitos

Posted in apple on abril 30, 2010 by Adolfo

Con la aparición de el nuevo Ipad de apple evoluciona el acceso al contenido disponible en internet a nuevos niveles.

Los nuevos niveles de acceso están definidos ahora a partir de la compra de la aplicación. Así, quien tenga un Ipad podrá tener acceso a los contenidos siempre y cuando pague por las aplicaciones. Más aún, las herramientas necesarias para definir métricas y hacer análisis/modelaje de usuarios-contenidos-frecuencias también habrá de pagar; tal y como sucede con Google, Facebook, Yahoo, Hi5, etc.

Desde el punto de vista de la evolución de internet como el medio global por excelencia, estamos asistiendo a la aparición de una nueva época donde el acceso estará regulado por las aplicaciones – y por quienes paguen por ellas. Pongamos por caso Facebook. El acceso a ésta red social tiene un “costo” para todos nosotros: se nos porporciona una plataforma de acceso a cambio de nuestra información personal: quienes usan más aplicaciones y la usan más tiempo entregan mayores cantidades de información personal bajo los rubros de preferencias, accesos, calificación de anuncios, etc.

La información consolidada -a varios niveles por supuesto: región, país, continente- no es transparente para la gran mayoría de usuarios, únicamente quienes paguen por dicha información tienen acceso a ella. Quienes pagan por ella, lo hacen para hacer negocios – al final del día, esa es la materia que hace posible a Facebook y a las otras plataformas de redes sociales.

En éste orden de ideas, lo más relevante es definir cual plataforma puede ser más apropiada para cada negocio/marca porque como es de suponerse, las plataformas-aplicaciones son distintas entre sí y por lo pronto no hay manera de cruzar la información de Facebook con la información de Hi5 por ejemplo.

Criterios de selección para éstas nuevas realidades en internet resultan en éste momento más importantes que antes – como en su momento lo fué la selección de agencias de investigación y sus herramientas propietarias.

Anuncios

La consultoría y los clientes

Posted in Uncategorized with tags , , , , on abril 5, 2010 by Adolfo

La consultoría en casi cualquier área profesional o de negocios es un oficio que se halla a merced de múltiples circunstancias, que la hacen difícil y compleja.

Se supone que para tener éxito el consultor requiere de experiencia amplia y profunda acerca de sus servicios, capacidades y limitaciones, conocer el mercado al cual habrá de ofrecer sus serviciosy tener un network de porfesionales con los cuales generar sinergias para solucionar los problemas y necesidades de sus clientes.

Pero lo anterior no es suficiente: el consultor habrá de tener un buen nivel de lo que se ha dado en llamar inteligencia emocional que le permita establecer relaciones sólidas y de largo plazo.

Muchos consultores obvian el costo real de adquisición de clientes porque se interesan en hacer negocios y no en hacer consultoría. Ciertamente suena paradójico e incluso se lee como un despropósito, así que veamos de cerca la diferencia entre hacer negocios y hacer consultoría.

Hacer negocios es realizar el proyecto con la mira puesta en cuanto se le puede ganar -en metálico- al proyecto, lo cual crea la paradoja hallarle más necesidades al cliente. Algunos consideran que lo anterior es parte inherente de la consultoría, lo cual puede ser cierto en algunos casos pero no es -o debiera de ser- una regla de trabajo del consultor. Este enfoque no permite construir – en la mayoría de los casos- relaciones de largo plazo y el consultor se ve obligado a buscar nuevos clientes toda vez que el proyecto termina.

Hacer consultoría es realizar el proyecto y solucionar aquellas necesidades/problemas del cliente desde la más pura perspectiva del servicio. Si durante el proceso se descubren nuevas necesidades del cliente, es entonces cuando se deben de plantear escenarios de procesos a partir de los cuales el cliente y el consultor decidan la manera más eficiente y efectiva de resolver/satisfacer dichas necesidades. Este enfoque permite construir relaciones de largo plazo y el cliente se convierte en cliente recurrente, lo cual además disminuye brutalmente los costos de adquisición de nuevos clientes – en éste escenario, el consultor tiene más probabilidades de obtener recomendaciones, el famoso WOM, etc.

Naturalmente, estamos hablando de una de las reglas básicas de la mercadotecnia: conservar los consumidores actuales y proponerles nuevas alternativas es más barato que atraer nuevos consumidores.