FAKE !

La leyenda urbana relata que el billete de 200 dólares fué usado para pagar una compra en el estado de Pennslvania, E.U.A., eventualmente la persona que pagó con éste billete fué aprehendida y encarcelada.

Del mismo modo en que se falsifican billetes, se falsifican miles -quizá millones- de objetos e incluso perfiles en las redes sociales, i.e., Facebook, Hi5, Twitter, etc.

Generalmente, ésta nueva “moda” tiene como propósito hacer crecer la red social de una figura pública, de una marca o de una compañia.

La creación de perfiles falsos es un tremendo fraude por varias razones:

1.- Es un abuso de la buena fé de los usuarios reales de las redes sociales;

2.- Es una práctica que cuestiona a las redes sociales en sí mismas: si los integrantes de una red social no existen en la realidad, quien está detrás de la red social?, cual es el verdadero objetivo de la red social? porque recurrir al engaño para crear/integrar una red social?

3.-  También es un engaño para quienes contratan éstos “servicios” porque los perfiles falsos son descubiertos eventualmente por los mismos integrantes de las redes sociales y denunciados puntualmente y el personaje/marca/compañia responsable es identificado y responsabilizado públicamente.

Crear perfiles falsos es muy simple: basta abrir una cuenta de correo electrónico, abrir una cuenta en Facebook. Hi5, Twitter, etc., y voilá el nuevo habitante de las redes sociales toma “corporeidad”. El siguiente paso puede ser tan laborioso como el creador del perfil falso considere necesario: desde crear un par de perfiles hasta formar una red de perfiles falsos interconectados entre sí para tener más peso específico en cualquier conversación – y vender al cliente o prospecto una “red social” completa de uso exclusivo, controlada por una par de personas.

El impacto de las Redes Sociales en la popularidad y familiaridad de un personaje/marca/compañia es indudable y está fuera de toda duda. Pero crear perfiles falsos para apuntalar a un personaje/marca/compañia puede ser jugar a la ruleta rusa con la pistola completamente cargada porque los usuarios de las redes sociales están detectando, y cada vez con mayor destreza y velocidad, a los perfiles falsos.

Pero si bien las redes sociales están aprendiendo a cuidar de sí mismas para protegerse de los embaucadores, también es cierto que quienes crean los perfiles falsos aprenden rápidamente a cubrir sus huellas y se vuelven más sofisticados: ayer me platicaban el caso de una marca de licor que usó perfiles falsos para promoverse entre las redes sociales – lo cual por cierto, no creo que sea el único caso.

La promoción de la marca fué, según me cuentan, un éxito y el cliente está más que ansioso de repetir la experiencia que le dió tan buenos resultados. Por supuesto, el proveedor de la “red social falsa” estaba feliz de volver a hacer negocios. Evidentemente, si existen personas/clientes que consideran seriamente el uso de redes sociales/perfiles falsos para promover su marca/compañia/figura pública, la práctica está muy lejos de desaparecer.

Creo que hacer lo anterior es una práctica muy nociva tanto para la confiabilidad y naturaleza de las redes sociales como para la mercadotecnia. Desde ésta perspectiva, ningún cliente/persona debería de alentar ésta práctica que eventualmente aniquilará a las redes sociales tal como hoy las conocemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: